Menopausia. Una etapa multifactorial de la biología de la mujer

Santiago Dexeus – Director científico de SOMDEX Ginecología
23 de octubre de 2014, 19:30 a 21:00


D

ebemos sustituir el término menopáusica, porque ha sido empleado frecuentemente con carácter peyorativo y con ribetes de un machismo insultante.

También el hombre cuando envejece adquiere una serie de defectos corporales tanto o más acusados que los de la mujer.

La menopausia es por lo tanto una etapa más de la vida de las mujeres.

Es obvio que la ausencia fisiológica de la menstruación es un hito en la cronología de la mujer que va ligado al concepto de envejecimiento. Si los hombres tuviéramos este biológico recuerdo, quizá la prepotencia de género de algunos, se vería notablemente matizada.

Aquella mujer que probablemente había abandonado su posible independencia económica para dedicarse plenamente a su familia y al marido, veía que aquel rol que había cumplido con tanta dedicación, no era apreciado como ella esperaba.

La moda con su constante canto de juventud, tampoco ayuda a la mujer que envejece, pues no es infrecuente que las hijas, se conviertan en severas críticas del atuendo que una madre intenta aparentar una juventud que aunque su espíritu sea joven, su entorno familiar se empeña en ignorar.

Según mi opinión, todavía me parece más injusta, la situación, de no pocas mujeres que con esfuerzo y sin permitirse ninguna frivolidad económica, consiguen dar sus hijos una educación que ellas no tuvieron, el precio que lamentablemente reciben de los hijos/as que logran un ascenso social y una situación económica holgado, en vez de mostrar un reconocimiento, incluso llegan a avergonzarse de sus progenitores, ocultándolos a la nueva sociedad en la que han ingresado.

Estas y tantas otras frustraciones, las puede sufrir la mujer en su etapa menopáusica.

Otro escenario, es aquel en el que la mujer que llegado a aquel momento de su vida, en que era lógico pudiera disfrutar de un merecido descanso, se debe enfrentar al pesimismo existencial de unos hijos sin trabajo, sin un claro porvenir labora, que desearían ser independientes y que lógicamente se rebelan contra la sociedad que les niega esta opción. Los padres pero principalmente ellas, con su asertividad, abnegación y cariño, intentan paliar los daños que una sociedad en crisis, se ceba también con los jóvenes. Algunos, afortunadamente los menos, reaccionan culpabilizando a los padres de las lacras sociales tales como la corrupción , el paro, la insolidaridad como si sus progenitores fueran los causantes por pertenecer a generaciones anteriores.

Los ginecólogos/as, que tratamos a pacientes en su menopausia, no solo debemos ocuparnos de sus huesos, sofocos o problemas del suelo pélvico, sino que debemos ver a la paciente en su menopausia, como una demostración de la absoluta interrelación de la psique y del cuerpo y procurar aflorar todas las posibles frustraciones, angustias, stress, que pueden subyacer, enmascarando una sintomatología que aparentemente orgánica tiene un trasfondo psíquico.

Fotos: Fundación Areces


Audio de la conferencia:

admin

0 Comentarios

No hay comentarios.

Aún no hay comentarios. Puede ser el primero en comentar este artículo.

Responder

No se publicará su correo electrónico. Los campos con asterisco son obligatorios.*